La carrera de la rata

Aunque muchos nos quieren hacer creer—y quizás haya algo de verdad—que el trabajo de 9—5, con jefe, en un cubículo, de lunes a viernes es una labor autodestructiva y sinsentido, no necesariamente es así.

Educación
La carrera de la rata

¿Qué significa el dinero para ti?

El otro día alguien me hizo esa pregunta, que supo alojarse en mi mente y repetirse durante la última semana. Si bien aún no logro responderla con exactitud, me parece que tiene una variedad de aristas importantes a las cuales atender.

Nuestras percepciones sobre el dinero son, muchas veces, más cruciales que nuestras habilidades para ganar y acumularlo, sobre todo cuando nuestras mentes están diseñadas para que no sean sensatas financieramente. Estamos creados para la inmediatez, dejando ir el futuro para mañana, sin pensar en las consecuencias de estas acciones, ni en el daño o peso que nos echamos al hombro.

Quizás te suceda—sé que me ha pasado a mí—que tienes un buen sueldo, pero llego a fin de mes o fin de año sin ahorros ni hábitos que podrían ponerme en una posición más ventajosa para cumplir algunos de los sueños que muchos tenemos. Lo que tu haces con tu dinero, a fin de cuentas y para bien o para mal, son una manera de demostrar tu disposición moral y escalafón de principios y prioridades en la vida.

La Carrera de la Rata

Aunque muchos nos quieren hacer creer—y quizás haya algo de verdad—que el trabajo de 9—5, con jefe, en un cubículo, de lunes a viernes es una labor autodestructiva y sinsentido, no necesariamente sea así. Yo conozco a muchos que si bien tienen ese esquema, les encanta su trabajo y van felices.

La carrera de la rata, como bien nos hizo pensar el video de las cinco de la semana, va un poco más allá de nuestra organización laboral y apunta a un tema más personal aún.

rat race gif simpsons

La Rat Race es estar constantemente en un precipicio financiero, viviendo a un sueldo de estar quebrado y no poder pagar tus cuentas o tener saldo para una emergencia. Implica estar constantemente buscando comprar la última cosa que supuestamente nos va a entregar felicidad, sea el automóvil de último modelo y la televisión de 60 pulgadas. No digo que estas no sean herramientas o juguetes entretenidos, pero vale la pena hacer la pausa de pensar si te puedes dar esos lujos.


Ahí recae el meollo del asunto, siendo que terminamos víctimas de nuestros malos hábitos y el consumo desenfrenado que muchas veces nos ahorca a fin de mes. Suma puntos a nuestro estrés personal, pues estos malos hábitos e inconsciencia consumista nos hace dependientes de un trabajo que odiamos o no nos satisface, debido a que no contamos con la situación financiera para dar un giro en nuestras vidas.


Producción v/s Consumo

La cantidad de dinero que tienes en la vida, sea de los activos de inversión hasta los unos y ceros en tu cuenta corriente, se definen por tu relación entre tu producción (lo que haces para generar dinero) y el consumo (tus gastos).

Lamentablemente muchos de los factores que influyen en la producción—políticos, sociales, económicos propios de un país—así que vale la pena comenzar con lo que sí está en nuestro control, y que es nuestro consumo. Porque si de momento no puedes influenciar mucho el nivel de producción de dinero, por la razón que sea, enfócate en el espacio que si defines.

Comienza con una lista de tus gastos diarios o semanales. Lentamente anota todas las cosas que compras, desde el café hasta tus cuentas de luz. Irás viendo, poco a poco, dónde va a para tu dinero y te darás cuenta de los vacíos o gastos innnecesarios. Luego, le sumas un prespuesto mensual, con toda esa información, y poco a poco podrás ir abandonando la carrera de la rata.

Por el otro lado, la producción significa cuánto dinero puedes acumular a través de tus habilidades y destrezas. Aunque nos dicen siempre que sigamos nuestras pasiones, a veces estas no pagan las cuentas, por lo que podría no ser una mala idea explotar tus fortalezas en un primer momento, mientras que lo que te encanta comience como un proyecto lateral. Puede llegar el día en que tus ingresos apasionados superen los de tus fortalezas, y ahí puedes dedicarte a lo que realmente te encantan, sin estar en ese precipicio financiero.

¿Cuál es tu relación con el dinero?

No tenemos que ser víctima de nuestros impulsos personales o las circunstancias que nos permitimos. Existe un sinfín de literatura que nos puede aportar para salir de un callejón oscuro de nuestras finanzas personales, pero nadie dijo que era fácil. Lo primero debiese ser respondernos esa pregunta, y hacer esa mirada introspectiva de nuestros gastos personales. Esto nos puede aportar para vislumbrar donde existen vacíos, que los estamos llenando con compras impulsivas que no nos llenan sino que nos crean un situación negativa a fin de mes.

La idea está en crear un sistema—a través de la introspección y un poco de disciplina—de hábitos que te permita ahorrar e invertir para tu presente y futuro. Enfócate en la variable consumo de la función anterior, y aunque tu producción no aumente como te gustaría, verás liberarse cierta cantidad de dinero para tu futuro.

Ahora bien, si te gusta vivir en el precipicio financiero, disfrutando los placeres flash de la vida, es válido y probablemente muy entretenido. Sin embargo, la carrera de la rata al final se trata de eso, perseguir la próxima cosa, que una vez alcanzada, te deja vacío tanto espiritualmente como financieramente. Si lo has sentido, puede que ha llegado la hora de cambiar el patrón. Tal como cuando procastrinamos decimos que nuestro yo del futuro se va a encargar, en este caso, tomando algunos pasos difíciles pero valiosos, nuestro yo del futuro lo va a agradecer.

Descubrí un término, mientras investigaba temas para esta edición que se llama el descuento hiperbólico. Esto trata de que tendemos a favorecer recompensas pequeñas en el corto plazo por sobre las más grandes del futuro. Es entendible, dada nuestra fisionomía mental, pero no una ley de hierro.

El propósito de esta edición no es una diatriba anticonsumidora y que nos volvamos budistas y minimalistas de la noche a la mañana, sino generar consciencia de nuestra relación con la herramienta más importante que nos rodea: el dinero; y sobre todo, utilizar la información a nuestra disposición para dar pasos hacia una mejor situación financiera personal.


Crea tu cuenta Sugarblock en 2 minutos y comienza tu aventura cripto

Pedro Solimano

Pedro Solimano


Soy Pedro, Fundador de La Cadena. Escritor, editor e investigador. Me metí en temas de criptomonedas a principios de 2018, tras darme cuenta de que el sistema financiero tradicional no se alineaba con mis pensamientos políticos. Siempre fui un poco contrario a lo convencional y miraba con mucho escepticismo la información que entregaban los medios y expertos. No soy computín ni financiero de profesión. Me considero humanista. Soy un lector ávido, un escritor próximo a publicar y un curioso de alma. He dedicado—y sigo dedicando—interminables horas a estos temas y pretendo hacerlo por mucho tiempo más.

Esta es una colaboración con el medio independiente La Cadena

Sugarblock SpA y todas sus empresas filiales no son entidades reguladas ante el regulador financiero local. Sin perjuicio de lo anterior, mantenemos estándares de cumplimiento normativo basados en la regulación vigente en Latinoamérica. Con el objetivo de que la industria se desarrolle en forma responsable, es extremadamente importante que todos nuestros usuarios sepan:
  1. Las criptomonedas no son una moneda de curso legal ni están respaldadas por un Banco Central.
  2. Una vez completada debidamente una transferencia de criptomonedas, es imposible revertirla sin seguir el curso de Sugarblock.
  3. Las criptomonedas son activos cuyo precio es alcanzado exclusivamente por oferta y demanda, pudiendo ser altamente volátil y la rentabilidad ofrecida por Sugarblock no es motivo de garantizar precios futuros.
  4. Las criptomonedas están afectas a los riesgos tecnológicos, cibernéticos y de fraude inherentes a cualquier actividad transaccional virtual. Nosotros nos hacemos cargo del concepto de custodio de private keys de tus criptomonedas.
Cualquier duda adicional contactar a [email protected]
© Sugarblock 2022